Juliette Gréco y Miles Davis: el amor que no pudo ser

Cinco años después de la liberación de París, una joven promesa estadounidense del jazz, de solo 23 años, llamada Miles Davis daba un recital en la Sala Pleyel de la capital francesa.

En plena efervescencia posguerra, el jazz era la música favorita de las gentes de la vida intelectual y cultural de Francia, así que en el público de ese concierto estaban, entre otras personalidades, Jean-Paul Sartre y Boris Vian, con su esposa Michèle Vian.

Y, gracias a la invitación de Michèle, Juliette Gréco que, a sus 22 años, no contaba con los recursos para hacerse de un lugar en el espectáculo por cuenta propia.

Tras su acting, Davis no podía apartar los ojos de la esposa de Vian. Pero el interés no resultó recíproco, así que la esposa fiel intentó cambiar el foco de atención del músico para dirigirlo hacia su amiga, La Gréco.

 


 

El flechazo entre estos dos fue inmediato. Así lo contó la artista francesa al medio Purepeople.

juliette_greco_melody_ina_600

C’est Michèle, la femme de Boris Vian, qui me l’a présenté. Il y avait la beauté de l’homme. L’extrême beauté et le génie. La force et l’étrangeté, la différence et la modernité de ce qu’il jouait, de ce qu’il était. J’étais bouleversée par cette rencontre. Ce profil de dieu égyptien (…) J’avais 20 ans, je sortais de la guerre, et dans sa musique, j’entendais la liberté.

“Es Michèle, la mujer de Boris Vian, quien me lo presentó. Él tenía la belleza del hombre. La extrema belleza y el genio. La fuerza de lo extraño, la diferencia y la modernidad de lo que tocaba, de lo que él era. Yo estaba emocionada por este encuentro. Ese perfil de dios egipcio (…) Yo tenía 20 años, salía de la guerra y en su música escuchaba la libertad”. 

 


 

 

Miles_Davis_by_Palumbo

El trompetista no estaba soltero: su esposa y sus dos hijos lo esperaban en Saint-Louis, Estados Unidos.

Sin embargo, no se resistió a la atracción. Para él, la joven de grandes ojos tristes representaba también la libertad, una de otro tipo, que jamás había conocido: la de amar a una mujer blanca.

Él, que conocía bien y había sufrido  la segregación racial en su país, estaba abrumado por la ausencia total de atención que ella le daba a su color de piel. Fue la primera vez que se sintió tratado como un ser humano.

Este deslumbramiento lo hizo ir más allá de su conocida misoginia: “Creo que fui la única mujer a la que él no despreció”, confesaría la cantante años más tarde a su biógrafo, el periodista Bertrand Dicale.

 

4d5c039c7db0cc43d41c91190ce9db1d

 

La pareja pasó a vivir un intenso romance, muy parisino, aunque ninguno de los dos hablara, al principio, el idioma del otro: con amor y señas les bastaba.

Pero el fantasma de las diferencias raciales perseguía al compositor. Ya cuando apenas habían pasado un par de semanas de idilio, respondió a Sartre, que le había aconsejado desposarla: “No puedo. No quiero que ella sea infeliz. Me rehúso a condenarla a vivir la vida de una puta de un negro en mi país”. En su tierra, los matrimonios interraciales estaban prohibidos en la mayoría de los estados.

Cuando, cinco años más tarde, Gréco lo visitó en suelo estadounidense quedó más claro todavía la importancia y los límites que para él representaban los conflictos por discriminación racial en su país.

« Lui avait conscience de cette haine raciale. Moi pas. je l’ai découverte avec lui, à New York. Cela a été terrible quand il est revenu une nouvelle fois au Waldorf Astoria. Il avait pris soin de venir avec un copain du Miles Davis Quartet et ses enfants. Pour éviter que je passe pour une pute ! (…) Il m’a rappelée dans la nuit et m’a dit : “Je ne veux plus jamais vous voir, ni vous rencontrer à New York, parce que je ne veux pas que vous passiez pour une putain. Dans ce pays, notre relation est impossible”. Cela a été très dur pour moi. C’était une attitude humiliante pour nous tous. C’était effrayant de brutalité, de mépris, de haine. Je ne comprenais pas ce qu’il me disait. A cette époque-là, la France n’était pas du tout raciste. Plus tard, elle l’est devenue, un peu. »

“Él tenía conciencia de este odio racial. Yo no, lo descubrí con él, en Nueva York. Fue terrible cuando vino de nuevo al Waldorf Astoria. Había tomado el cuidado de venir con un amigo del Miles Davis Quartet y sus hijos. ¡Para evitar que yo pase por una puta! (…) Me llamó en la noche y me dijo: ‘No quiero verte nunca más, ni encontrarte en Nueva York, porque no quiero que pases por una puta. En este país, nuestra relación es imposible’. Fue muy duro para mí. Era una actitud humillante para nosotros. Era atemorizante de brutalidad, de desprecio, de odio. Yo no comprendía lo que él me decía. En esa época, Francia no era del todo racista. Más tarde lo devino, un poco”.    

Los amantes no volvieron a encontrarse sino hasta 30 años más tarde, nuevamente en la Ville Lumière. Cuando Gréco ya era también una artista consagrada, de la Chanson française.

“On se suivait dans le monde. C’est assez curieux. Il me laissait des petits mots dans les théâtres où je jouais, car il jouait dans les mêmes endroits que moi. A chaque fois que l’on s’est revu, il avait le même regard sur moi, et moi le même regard sur lui (…) C’est un diamant, cette histoire, un truc pur, brûlant. Rien ne nous a jamais atteints. Ni lui. Ni moi. On était nous, jusqu’à la fin du monde.”

“Nos seguíamos por el mundo. Es bastante curioso. Él me dejaba pequeñas palabras en los teatros donde yo me presentaba, ya que él tocaba en los mismos lugares que yo. Cada vez que nos vimos, él tenía la misma mirada en mí y yo la misma mirada en él (…) Es un diamante, esta historia, una cosa pura y ardiente. Nada nos tocó nunca. Ni él. Ni yo. Éramos nosotros, hasta el fin del mundo “.

Miles Davis murió el 28 de septiembre de 1991. Tenía 65 años.

Juliette Gréco tiene 93 años y vive en Ramatuelle, en la Côte d’Azur.

*Con información de Purepeople, Le Zéphyr Magazine y la biografía de Juliette Gréco, Saint Germain des Prés.


 

Somos Coucou Lola !
Pasión por Francia
y la cultura francesa/francófona

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales: Instagram @coucoulolaoficial; Facebook @coucoulolaoficial; Twitter @coucou_lola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s