Merci pour tout Jean-Paul Belmondo: el mundo despide a un enorme del cine francés

El 6 de septiembre nos despertamos con una triste noticia: el gran actor, ícono del cine francés, Jean-Paul Belmondo nos dejó.

En homenaje, hacemos un pequeño recorrido por su vida y por su legado artístico.

Hijo de un escultor y de una pintora, Jean-Paul Belmondo nació el 9 de abril de 1933 en Neuilly-sur-Seine.

Pero fue en París, exactamente en el 14ème arrondissement, donde pasó su adolescencia.

Poco amante de los estudios regulares, en su temprana juventud se sintió atraído por el boxeo, práctica que llegó a encarar como aficionado y también como profesional.

A sus 15 años de edad acabó por abandonar la escuela y tomar sus primeras clases de teatro.

En el año 1951, ingresó al Conservatoire national de Paris, donde logró estudiar durante cuatro años. Ahí conoció a otros actores principiantes con los que entabló amistad: entre ellos, Jean Rochefort, Jean-Pierre Marielle y Bruno Cremer.

Uno de sus primeros papeles fue en el filme Sois belle et tais-tois. Esto fue antes de que debiera partir, como soldado, a Argelia.

Al regreso de la guerra, vino su primer trabajo importante, en À double tour de Claude Chabrol.

Actor prolífico e inquieto, solo durante la década de los 60 participó en alrededor de 40 películas, pero Francia y el mundo lo recordará siempre y sobre todo por algunas, como: À bout de souffle, Pierrot le Fou, Le magnifique, Le voleur o Stavisky.

À bout de… marcó un antes y un después en su carrera: “Después del éxito de la película, los realizadores venían a mí”, confesó el actor en el libro Mille vies valent mieux qu’une.

“Venga a mi habitación, haremos una película y ganará 50.000 francos”, se supone que le habría dicho Jean-Luc Godard para involucrarlo en el proyecto.

Conocido entre los 70 y la primera parte de los 80 por sus personajes en cintas de acción, a mediado de esa última década eligió volver a la comedia, en producciones como Joyeuses Pâques , de Georges Lautner, o Hold-up,  de Alexandre Arcady.

Años movidos: por esa misma época también regresó al teatro y en 1989 ganó un premio César como Mejor actor por Itinéraire d’un enfant gâté de Claude Lelouch. 

Sobre su lado más personal

Su primer matrimonio fue con Élodie Constantin, una bailarina, con la que tuvo tres hijos: Patricia (que murió en 1994), Florence y Paul. Después del divorcio de la pareja, Belmondo tuvo varias relaciones -como con la actriz estadounidense Ursula Andress o con la actriz italiana Laura Antonelli-. En 2002 volvió a casarse, esta vez con Natty Tardivel, con quien tuvo una hija y de la que se divorció en 2008.

El 6 de septiembre, su abogado, Michel Godest, anunció el deceso de la estrella: “Estaba muy cansado desde hacía algún tiempo. Se apagó tranquilamente”, dijo a la AFP.

Somos Coucou Lola !, por Lola Mendoza: una periodista empedernidamente francófila.

Merci pour tout Jean-Paul Belmondo: el mundo despide a un enorme del cine francés. #CoucouLola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s