Netflix: un thriller belga en formato seriado y una de amor a la francesa

Cuando el detective Yoann Peeters (Yoann Blanc) decide regresar a su apacible pueblo natal para llevar una vida más tranquila junto con su hija adolescente y así recuperarse del shock emocional, y sus secuelas, que le produjo la trágica muerte de su esposa y la de varios colegas en una operación fallida dirigida por él, no imaginó que se encontraría -y reencontraría- con cualquier cosa menos con la tranquilidad.

El suicidio de un joven inmigrante africano jugador de fútbol también recientemente llegado a la comunidad es el detonante que hace al veterano investigador enfrentar cara a cara a los demonios: los de todo un pueblo -pueblo chico, infierno grande- y los suyos propios.

Una serie-thriller belga -¡en francés!, ¡oh, sí!- con la densidad necesaria para  quienes disfrutan el armado-criminalístico de rompecabezas. Con estupendas actuaciones -en las que destaca el protagonista, con una irascibilidad que es una permanente bomba de tiempo- y acercamientos interesantes a dramas sociales modernos europeos como la migración o el neonazismo.

Son 10 episodios, a ritmo en continuo in crescendo, con todos los ingredientes que necesita una serie-gancho de su estilo: suspense, traición, venganza.

 

“La tregua” (“La trêve”)

Director: Matthieu Donck

Escritores: Stéphane Bergmans, Benjamin d’Aoust,  Matthieu Donck, Guy Goossens

Bélgica, 2016-

 

 

f453c158768da1ca3b93390c2f56b5884d63274b

Simone no soporta más: necesita que su conservadora familia judía sepa que no va a ceder a sus deseos y mandatos heteronormativos. Ella es lesbiana y vive, feliz, su romance con su novia Claire.

Planea salir del clóset, está bien decidida a hacerlo, cuando, en una noche de fiesta, conoce a Will, un chef senegalés, y a regañadientes comprende que lo suyo es la bisexualidad.

“De gustos y colores” se pasea por  temas como el racismo, el antisemitismo, la homofobia, el lesbianismo, la bisexualidad o la migración con el suficiente humor para no sentirlo como una cátedra de antropología social sino como una realidad que nos atañe cada vez más.

¿Y si la mejor forma de amor es el poliamor?

“Les goûts et les coleurs”

Directora:  Myriam Aziza

Con: Sarah Stern, Jean-Cristophe Folly, Julia Piaton

Francia, 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s